Ella

sábado, 16 de noviembre de 2013
Ella se mueve sigilosa
a través de la noche.
Ella nos observa,
nos asecha,
incansable.
Un escalofrío recorre
el espinazo
al sentir su respiro
en el pescuezo.
Ignorarla
resulta conveniente,
olvidarla
imposible.
Ella permanece
incansable,
cual fiel compañera
o vil verdugo.
Un día tomará tu mano
y no te podrás resistir,
porque cuando decidiste nacer
ella puso su firma sobre ti.

0 comentarios:

Publicar un comentario