Permanezco

sábado, 16 de noviembre de 2013
Coraza de acero, muro de silencios,
y detrás, levemente asomado, vos.
Criatura celestial, alada,
luminosa y oscura a la vez.
Apareces cual destello tímido
en este valle de sombras,
debelando la contorneada figura
de esas viejas arboledas.
Lo iluminas todo a tu paso,
despejas ese cielo gris
que ha sumido a este valle
en interminables años de oscuridad.
Resplandeces, brillas,
desbordas de vida
ante la mirada atónita
de miles de flores marchitas.
Pero cuando mi ser se interpone
ante tu paso arrollador,
te debilitas, retrocedes,
te escondes tras la espesa nebulosa gris
que invade nuevamente el valle.
Permanezco en pie,
mirando hacia donde estás.
Puedo apreciar a lo lejos
el brillo inconfundible de tus ojos,
su intensidad penetrante
me hace permanecer incansable.
Largas raíces se han entornado
lentamente bajo mis pies,
pero ese brillo que veo en tus ojos
hace que permanezca día tras día
esperando a que decidas descubrirte,
esperando a que decidas dejarte descubrir.

0 comentarios:

Publicar un comentario