Luna Cautiva

sábado, 16 de noviembre de 2013
La Luna, fiel amiga
de mis noches ausentes.
Su suave y blanca luz
descubre mi cuerpo desnudo,
entornado como un feto.
Coros de grillos elevan
sus melodías fúnebres a los cielos.
Cuervos sedientos de carne
revolotean sobre mí, me disputan,
presagiando un gran festín.
La nómada e inoportuna nube
se desplaza ocultando a la Luna
con su velo gris.
Las sombras reinan de repente
en la Madre Tierra,
y los viles cuervos se abalanzan
sobre mí, picoteando cada vez.
No siento mi carne,
es que ya no estoy en ella.

0 comentarios:

Publicar un comentario