Un segundo

sábado, 16 de noviembre de 2013
Un segundo, sólo un segundo necesito
para demostrarte cuando te amo.
Un segundo, de sesenta que cada minuto
desperdiciamos en cosas banales.
Porque a las palabras se las lleva el viento,
porque lo que perdura es ése momento.
Sólo un segundo, para que sientas
lo que yo siento, tan sólo un segundo,
que mutará en una eternidad.
Un segundo, que invita a saborear
el néctar de éste maravilloso elixir.
No necesito más.
Porque todo está en ese segundo,
el instante en que nuestros labios
se trenzan, se funden y se hacen uno.

0 comentarios:

Publicar un comentario